Un buen par

El pequeño diablo se había introducido en el escote de la… generosa muchacha para, desde allí, susurrarle obscenidades que la llevasen a pecar. Pero cuando descubrió lo… cómodo que se encontraba allí, pues decidió que mejor no cumplía su misión.

Ahora, la muchacha es monja y el diablillo está en busca y captura: quien diría que en el infierno no supiesen apreciar un buen par de t… senos.

Anuncios

Y tú... ¿Qué dices?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s