Ataque

Apenas se enteraron de la declaración de guerra, los habitantes de la capital tapiaron las ventanas, hicieron acopio de víveres y corrieron a hacianarse en los refugios preparados especialmente para ello.

Todo sin saber que el ataque había comenzado tres días antes, justo cuando aparecieron las primeras cifras de muertos por aquella extraña gripe.

Y que era una guerra civil.

Anuncios

Y tú... ¿Qué dices?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s