Nicolás y sus opiniones

Nicolás Saltante tiene una opinión muy particular acerca de la división entre pornografía y erotismo. Para él, la pornografía sólo es erotismo desmadrado; y el erotismo, pornografía avergonzada de sí misma.

Anuncios

El poder del silencio

– ¿Estuvo bien?

Ella guardaba silencio. Sólo sonreía.

Él no quiso insistir, pero le carcomía la curiosidad.

– Es tan difícil saber si las mujeres os corréis o no… ¿Te corriste?

Silencio. Sonrisa.

Se sintió aún más inquieto de lo que ya estaba.

– Mira, sólo quiero saber si te lo has pasado bien…

Silencio. Sonrisa.

Beso en la mejilla.

Esto le exasperó.

Ella sonrió aún más.

Había estado cojonudo. Se había corrido tres veces y estaba dispuesta por más.

Pero le encantaba hacerle eso a los hombres.

Era increíble lo que se esforzaban después.

Rutina

Cuando subió al piso de arriba para protestar por el volumen de la música, le abrió la puerta una adolescente vestida con una camiseta que no llegaba a cubrir las braguitas que llevaba por toda indumentaria más abajo de la cintura. Empezó a balbucear sus quejas pero la muchacha, picarona, se quedó observando la erección que se evidenciaba a través del pijama que él llevaba. Ella deslizó su mano a lo largo del miembro, por encima de la ropa, apretándole los testículos. Él cerró los ojos, masculló algo ininteligible y regresó a su apartamento. Ella cerró la puerta.

Su novio, semidesnudo, le esperaba en el sofá.

– ¿Qué dice tu vecino? – preguntó.

– Lo de siempre – dijo ella, acurrucándose contra él – que la música le toca los huevos.