El poder del silencio

– ¿Estuvo bien?

Ella guardaba silencio. Sólo sonreía.

Él no quiso insistir, pero le carcomía la curiosidad.

– Es tan difícil saber si las mujeres os corréis o no… ¿Te corriste?

Silencio. Sonrisa.

Se sintió aún más inquieto de lo que ya estaba.

– Mira, sólo quiero saber si te lo has pasado bien…

Silencio. Sonrisa.

Beso en la mejilla.

Esto le exasperó.

Ella sonrió aún más.

Había estado cojonudo. Se había corrido tres veces y estaba dispuesta por más.

Pero le encantaba hacerle eso a los hombres.

Era increíble lo que se esforzaban después.

Anuncios

2 pensamientos en “El poder del silencio

  1. Genial. Muy bueno.

    No creo que que se el poder del silencio como tal. Sino, mas bien, el poder del silencio después del sexo. ¡ja!

    Saludos.

Y tú... ¿Qué dices?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s