El cocido

De vez en cuando, con mi yo de la realidad paralela 3551 intercambiamos puestos. En su mundo, él es un famoso cantante que vive una vida acelerada llena de lujos, promiscuidad y drogas, pero le gusta de vez en cuando refugiarse en mi monótona vida para escribir sus canciones en la tranquilidad de mi hogar, oliendo el aroma del cocido que viene de la cocina (es que mi señora lo prepara muy bien). Mientras, yo me despendolo con las fans más putas y con las sustancias más alucinógenas.

Yo creía que aquello me salía muy barato, pero tras el empacho de tetas me he dado cuenta de que lo que es caro es el cocido.

Anuncios

Y tú... ¿Qué dices?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s